Los habitantes del norte de Chile tuvieron este viernes un particular despertar, luego que la presencia de fuerte viento, precipitaciones y tormentas de arena alteraran el rutinario amanecer.

Por ejemplo, en Calama las precipitaciones generaron cortes en el suministro eléctrico, alteraciones en el tránsito y que incluso las clases en los colegios municipales fueran suspendidas, algo que a través de Twitter confirmó su propio alcalde.

Iquique, a su vez, recibió la mañana con fuerte viento que provocó voladura de techumbres y caída de letreros.

La intendenta de Arica y Parinacota, Gladys Acuña, detalló en conversación con CNN chile que este fenómeno "no estaba pronosticado para Arica. Lo importante es que ya hemos tomado muchas medidas preventivas, no tenemos accidentes que lamentar".

En la galería pueden revisar algunas de las postales de la jornada.

PUB/VJ