"De pronto escuché un estruendo gigante y unos tipos ingresaron. Franco nos protegió a mí y a mi mamá en el fondo de la tienda, donde nos parapetamos. Me escondí y protegí a mi bebé". Así recordó Jeannette Frez, viuda del policía Franco Collao, el incidente que costó la vida a su marido cuando enfrentó el jueves pasado a un grupo de delincuentes que cometía un asalto en el sector de avenida Brasil, al poniente de Santiago.

La también detective, quien está embarazada, relató este miércoles detalles del trágico hecho en una entrevista concedida al noticiario "Ahora Noticias" de Mega.

Al mismo tiempo, mostró su esperanza en que los autores del homicidio sean capturados y puestos a disposición de la justicia.

"Mostraron cero escrúpulos. Siento hacia ellos una rabia profunda. Es un sentimiento que jamás había tenido. Jamás había odiado a nadie como a estos cinco infames. Me arrebataron al mejor hombre y al mejor padre para mis hijos", dijo.

"Quiero que paguen. Que se haga justicia. Se lo dije también a la Presidenta (Michelle Bachelet). Ella tiene las facultades para poder hacer justicia en este caso", aseveró. "Ella me dijo que van a hacer lo posible, y espero que lo haga. Mis colegas de la institución están dando el máximo a nivel nacional, y creo que tarde o temprano van a pillar" a los autores del mortal asalto.

"Sentí que pasaba bala en su pistola"

La detective relató que ese día tuvo que concurrir a un control por su embarazo en la clínica de Investigaciones. Tras realizarse el examen médico, la pareja concurrió a la juguetería situada en el sector de Erasmo Escala y Cienfuegos para adquirir regalos para sus sobrinos.

No sabían que el establecimiento había sido elegido como blanco por una banda de cinco sujetos, quienes intentaron asaltar a los dependientes. El detective no vaciló en intervenir para tratar de detener a los antisociales: tal como se supo después, varios colegas suyos se encontraban en el recinto, pero no actuaron.

"El local estaba lleno. Había muchos niños, muchas guagüitas", relató la mujer policía. "De pronto escuché un estruendo gigante y unos tipos ingresaron. Franco nos protegió a mí y a mi mamá en el fondo de la tienda, donde nos parapetamos. Me escondí y protegí a mi bebé", relató.

"Franco se sacó su bolso, me lo entregó, siento que pasa bala (en su pistola). Los tipos dispararon dentro del local y lo último que escuché de él fue un '¡alto, policía!'", rememoró.

Frez dijo que en ese momento llamó a Carabineros para que brindaran cooperación y luego salió tras su pareja. Entre lágrimas, recordó el momento en el que, tras recorrer una cuadra y media, encontró a su marido tendido en el suelo.

"Ahí vi a Franco, que estaba muriendo: trataban de reanimarlo y tenía un impacto de bala. Recogí sus cosas y cuando llegaron carabineros les dije 'oye, soy rati, mi esposo también: me lo mataron, llévamelo al hospital", describió

"Me digo: ¿por qué no los dejó ir? La desventaja numérica, es algo que nos han enseñado... Eran cinco contra uno. Ahí me cuestiono, y pienso también que Franco a lo mejor divisó a los otros colegas que estaban ahí (en la tienda). Es lo que nos enseñan: es tu deber", señaló.

Frez coincidió en que quizá su marido se sintió más "protegido" por la presencia de sus colegas quienes, no obstante, no se unieron a la persecución de los delincuentes.

La detective mostró su conformidad con la decisión de dar de baja a dos de los ahora ex funcionarios adoptada por la cúpula de la Policía de Investigaciones (PDI), debido a que no prestaron colaboración al policía asesinado durante el atraco.

"Son las decisiones del mando. Creo que es lo que corresponde y lo que tienen que hacer. Con respecto a eso no me voy a referir mayormente", indicó.

Este miércoles, la PDI confirmó que los ahora ex subprefectos José Muñoz Améstica y Juan Manns Almonacid fueron dados de baja, y la misma medida se adoptará sobre la detective Ivonne Polanco Olivares, quienes según comprobó una investigación interna no prestaron colaboración a Collao cuando se produjo el atraco en el que perdió la vida.

PUB/FDRJ