El ministro Secretario General de Gobierno, Marcelo Díaz, señaló este martes que “nos gustaría que este pacto nacional que invitó la Presidenta pudiera traducirse en un proyecto de ley que sea tramitado en el Congreso y aprobado, de modo tal que nos hagamos cargo de una demanda sentida de los ciudadanos, que es mejorar nuestro sistema de pensiones”.

“La Presidenta ha planteado un conjunto de ideas que sirven de marco para la discusión que no excluyen. De lo contrario, no habría una invitación a conversar, a que otros puedan formular sus propuestas, plantearnos sus ideas, sus miradas sobre cómo mejorar nuestro sistema de pensiones. Porque creo que eso es lo importante, que se ha instalado un consenso que es evidente, no solamente por parte de quienes tenemos responsabilidades públicas, sino que también de los ciudadanos”, en cuanto a que hay que “responder al requerimiento de mejores pensiones”, dijo.

Desde esa perspectiva, el secretario de Estado enfatizó que “nuestra idea de este pacto nacional y de este proceso de diálogo que continuó hoy con este encuentro que la Presidenta ha tenido con los presidentes de ambas cámaras (senadores y diputados), espera traducirse en algo concreto, que no sea solamente una deliberación, un debate, sino que podamos concordar una iniciativa legal que modifique nuestro sistema de pensiones para poder atender este objetivo necesario e indispensable para el país”.

Acusación constitucional a la ministra Blanco

Consultado por la acusación constitucional a la ministra de Justicia, Javiera Blanco, y su mantención en el cargo, Díaz aseguró que la secretaria de Estado “está cumpliendo su tarea. Es lo que corresponde que haga cada ministro. Las decisiones sobre continuidad o no en el gabinete son siempre una facultad de la Presidencia. Desde esa perspectiva no es un tema que esté vinculado en función de las eventuales acusaciones que se presenten”.

“Lo que nosotros decimos y hemos dicho durante todo este tiempo es que nos parece que son acusaciones que no cuentan con fundamento. Pero, adicionalmente, nuestra invitación es a que nos concentremos en temas importantes. Hay demasiadas tareas que hacer, en el ámbito del Sename, en el ámbito de Gendarmería, donde la energía y el compromiso de todos serían bienvenidos. Ahora, si finalmente estas acusaciones se concretan, las enfrentaremos como corresponden. Yo creo que los parlamentarios también saben cuál es el rol que les toca a ellos cumplir en este proceso”, apuntó.

Continuidad de la Nueva Mayoría

Requerido además por la eventual salida de Sergio Aguiló de la Izquierda Ciudadana (IC), y del senador Alejandro Navarro del Movimiento Amplio Social (MAS de la Nueva Mayoría y la continuidad de este conglomerado, el Vocero de Gobierno reiteró que “hay una ruta que han planteado los presidentes de los partidos, que es bastante razonable, que es la discusión programática y a partir de ahí, de ese encuentro y la convergencia programática, corresponderá que los partidos adopten decisiones de otras materias vinculadas a las fórmulas para definir sus candidatos”.

“Nuestra invitación es a que ese debate tenga lugar donde tiene que ser, que es en el seno de los partidos, pero que no distraiga nuestra energía de las tareas que hemos señalado, es decir, que por una parte sigamos avanzando en la reforma educacional; el diálogo nacional para poder reformar nuestro sistema previsional; y el debate en torno al Proceso Constituyente. O sea, hay muchas tareas muy importantes que importan mucho a los chilenos que requieren el esfuerzo y el compromiso de todos”, aseveró.

Desde esa perspectiva, el portavoz de la Moneda espera “que sean debates tranquilos, serenos y que nos permitan concentrar nuestras energías en estos compromisos sociales y ciudadanos que son muy importantes.  El jueves tenemos una jornada de trabajo con los presidentes de los partidos y los líderes de las bancadas parlamentarias de la Nueva Mayoría, para abordar tres temas de enorme importancia: pensiones, descentralización y también informar los lineamientos de la construcción del presupuesto 2017”.

“La educación es un derecho para todos por igual”

La autoridad fue consultada por los 200 alumnos que habrían dejado liceos emblemáticos de Santiago y Providencia, a lo que respondió que “esto se trata simplemente de decisiones familiares, personales, que involucran a los estudiantes y a sus familias. No puedo sino señalar que no escapa a mi consideración  que probablemente las prolongadas tomas de muchos establecimientos de este tipo, que usted señala, influyan en esa decisión”.

“Cuando estamos en pleno proceso de reforma educacional, cuando se ha erradicado por fin el lucro, la selección  y el copago en la educación básica y media, cuando estamos avanzando a que cada vez más colegios pasen de particular subvencionado a colegio gratuito, cuando ya vemos que se ha puesto en marcha la carrera docente  y el impacto que esto va a tener en la calidad educativa, las horas no lectivas que van a poder tener los profesores, es decir cuando no solo estamos haciendo reformas en el ámbito de la educación, sino la más importante en el último medio siglo, cuando además estas están empezando a implementarse, cuesta entender que para expresar legítimos puntos de vista o posiciones respecto a los asuntos públicos, en particular de la educación, estos se hagan con tomas que terminan perturbando el funcionamiento de los colegios. Insisto, porque aquí hay sintonía entre lo que estamos haciendo y lo que las familias de este país quieren y desean en materia educativa”, sostuvo.

Concluyó que “hemos transitado desde un modelo educativo de lucro y de mercado a uno de un derecho social garantizado. Entonces, yo puedo entender la reflexión de estas familias y nosotros esperamos poder seguir avanzando en nuestra reforma de la educación integral como lo hemos venido haciendo para que este sea un mejor país para educar a nuestros hijos y eso incluye, por cierto, el fortalecimiento de la educación pública. Desde esa perspectiva, nosotros le decimos a esa familias, a esos estudiantes que la voluntad y la convicción del Gobierno está puesta, precisamente, en transformaciones que nos permitan asegurar que la educación es un derecho para todos por igual. Ese es el camino en el que hemos estado empeñando y lo estamos logrando; y los cambios se están empezando a materializar”.

PUB/CM