El vocero de la Coordinadora Nacional de Trabajadores NO+AFP, Luis Mesina, afirmó que el Tratado Transpacífico de Asociación Económica "viene a hipotecar la soberanía nacional, sometiéndonos a una dependencia total".

Según explicó, en el capítulo de inversiones se establece un mecanismo de solución de controversias para salvaguardar los intereses de las transnacionales que impediría concretar la masiva demanda por un nuevo sistema de pensiones.

Además, Mesina interpeló a los congresistas -de quienes depende la ratificación o rechazo del TPP- ya que la ciudadanía estará atenta a su conducta.

"De votar mayoritariamente a favor de esta afrenta que se vierte sobre el pueblo chileno, tendrán que asumir las consecuencias históricas. El pueblo tiene legítimo derecho de echarlos definitivamente de la institucionalidad", afirmó.

"El llamado nuestro es a rechazar categóricamente esta propuesta indigna que ha formulado la Presidenta de la República, en el marco de una demanda ciudadana, que pide acabar con este sistema construido en la dictadura militar y que ha sido consolidado; perfeccionado para el gran capital transnacional por los gobiernos posteriores de la dictadura de Pinochet", agregó.

El dirigente de la Confederación de Sindicatos Bancarios y Afines añadió que la lucha contra el TPP es una cruzada ética, ya que reivindica el derecho a la soberanía de un pueblo que no pretende seguir en la camisa de fuerza de las AFP y está sometido al capital transnacional.

Es por esto que hizo un llamado a todas y a todos a marchar este domingo 16 de octubre en la tercera marcha nacional por NO+AFP

"Nadie que tenga un mínimo de dignidad, un mínimo de coraje, puede estar ausente de esta gran demanda que hace el pueblo desde Arica a Magallanes", sentenció.

PUB/NL