Jean-Luc Nahel llegó a Chile invitado por la Universidad de Chile en donde dictó la conferencia “Educación Superior: La reforma en Francia”, con el objetivo de dar a conocer que gran parte del sistema de educación superior francés tiene instituciones estatales que son gratuitas, y además aprovechó la instancia para conocer más a fondo los cambios que se están gestando en este momento en Chile, producto del proyecto de ley de Reforma a la Educación Superior.

Nahel es ex rector de la Universidad de Rouen y del polo de universidades de Normandie y actual representante de las 73 universidades de Francia, quien declaró que el tema central chileno es la gratuidad.

¿Cómo es su relación con Chile y con el sistema educacional?

-Como mi función es ser el consejero de la Conferencia de Rectores Franceses, algo similar al Consejo de Rectores de acá en Chile, me interesa conocer y tener relación con los países de América latina, por lo que vine a Chile luego de la visita de diez rectores chilenos en el pasado mes de mayo para explicar el sistema francés, ese es el aspecto político, pero en lo personal me encanta estar en Chile por el país y además tengo una relación muy cercana con la Presidenta y cada vez que ha ido a Francia he estado presente. Sé que hay tres sistemas en Chile: el estatal, de universidades católicas y de universidades privadas, lo que es muy distinto en Francia porque sólo hay cuatro universidades católicas que es menos del 1%.

¿Cómo es la admisión del sistema de educación superior francés?

-Para entrar a la universidad sólo se tiene que dar un bachillerato que es como la PSU, pero mucho más exigente, donde por ejemplo en el caso de medicina se puede entrar, pero después de tres años en la universidad se tiene que dar una prueba para tener el título de máster y ahí se sabe si queda como máster o queda como licenciado.

¿Cómo ve el sistema educacional superior en Chile con la mixtura entre lo estatal y lo privado?
 
-Cada país tiene su organización educacional y no es la misma que en Brasil o en Argentina, pero Francia reconoce los títulos de Chile lo que es un buen indicio, pero es my difícil de opinar del sistema chileno porque es un proceso histórico de Chile donde son los mismos chilenos quienes tiene que ver como se avanza.

¿Cuál es su opinión de la gratuidad en la educación superior?

-El hecho que sea gratis la educación superior garantiza que cada francés o cada cerebro y que todos los que nacen tengan el derecho a desarrollarse y tener una oportunidad de educación. La educación tiene que ser gratuita. Es terrible que por no tener dinero no se puedan desarrollar los talentos e independiente de si son más talentosos para una cosa u otra, la gratuidad hace que las personas tengan la libertad de desarrollarse.

¿Cuál es el rol que deben tener las universidades estatales?

-El rol de la universidad debe ser difundir el conocimiento, de asegurar la responsabilidad de la investigación e innovación, y la apertura del país a otros países, pero con un objetivo a enseñarle a la gente a no ser esclavos. La libertad, igualdad y fraternidad son primordiales, todo traído de la Revolución Francesa. También la universidad debe ser un medio para que los estudiantes encuentren trabajo y no hay conflicto en que tenga que ser un templo del saber y también ocuparse de la economía, porque cuando uno forma a un estudiante no es para que no haga nada, sino que se desarrolle. A las tres misiones fundamentales de un profesor que son enseñar, investigar y administrar, se le sumó que se aseguren que los estudiantes encuentren trabajo.

¿Cree que se puede aplicar el modelo educacional francés en Chile?

-No, es muy difícil replicar la experiencia porque los chilenos no tuvieron una historia como la Revolución Francesa, pero si el Estado chileno puede aprender del sistema francés. Debe haber un equilibrio entre las universidades estatales y las privadas, porque lograr un desarrollo en sólo una parte no es bueno para el país.