La Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) informó esta tarde a través de su cuenta de Twitter que el Observatorio Volcanológico de Los Andes Sur informa que "los parámetros de monitoreo durante los últimos quince días, muestran una evolución en la dinámica volcánica hacia una mayor intensidad en la interacción entre el sistema hidrotermal superficial y el sistema magmático subyacente, posiblemente en ascenso lento hacia la superficie o en proceso de desestabilización por cambios termodinámicos en su interior".

Dicha interacción, según señala el informe, se ve reflejada en la "ocurrencia esporádica de explosiones freáticas y en la alta actividad sísmica asociada al paso de fluidos en los conductos volcánicos".

Esto implica un aumento en la posibilidad de generación de "explosiones freáticas de mayor tamaño y/o erupciones freatomagmáticas", así como la evolución hacia "una fase puramente magmática representada por la efusión de cuerpos de lava desde los cráteres actualmente activos".

Por lo tanto, se considera como zona de alto peligro en el estado actual, el área incluida en un radio de dos kilómetros a partir de los cráteres activos.

A raíz de lo anterior, Sernageomin mantiene su nivel de alerta técnica nivel amarillo y Onemi mantiene la Alerta Amarilla para las comunas de Pinto y Coihueco, Región del Biobío, vigente desde el 31 de diciembre de 2015. Además, Onemi  recomienda mantener precaución en torno a un radio de dos kilómetros de los cráteres activos.


PUB / DIG