Los estudiantes que llegarán en un poco más de una semana a rendir la Prueba de Selección Universitaria (PSU) están afinando las materias que tienen pendientes y repasando los contenidos en los que se sienten más seguros para lograr obtener buenos resultados en el examen que les permitirá ingresar a la universidad. 

Si bien es cierto que son días cruciales para ejercitar en matemática, lenguaje, ciencias e historia, no se debe dejar de lado mantener el cuerpo en óptimas condiciones, por lo que los alimentos que se ingieren se deben hacer en porciones adecuadas. 

Para que los alumnos tengan comidas acordes a su dieta para lograr buena concentración la nutricionista de la Clínica Universidad de los Andes, Alejandra Alarcón, elaboró propuestas para desayunar, almorzar y cenar. 

-Desayuno: Es la comida más importante del día, pues es la primera que otorga la glucosa necesaria para que el organismo funcione correctamente, especialmente el cerebro. “Los jóvenes no toman desayuno porque están apurados o no comen por nervios, lo que es lo peor” 

La recomendación de alimentos son:

 -lácteos: yoghurt o leche para dar proteínas al organismo

-pan o cereal: entregan hidratos de carbono y glucosa

-fruta: buena fuente de vitamina y glucosa

-Almuerzo: Es necesario comer algo nutritivo y variado, que cuente con los nutrientes necesarios pero no tan abundantes o muy alto en calorías, para así evitar la sensación de sueño a la hora de rendir las pruebas después de almuerzo como ciencias y historia.

-Cena: Lo ideal es comer temprano y liviano el día anterior a la prueba, porque de esta forma se evita que se produzcan malestares como hinchazón o sensación de malestar, e incluso se logran mantener un sueño más reparador para ir más descansado a rendir el examen. 

-En la PSU: En el momento de estar dando la PSU, se recomienda llevar una botella de aguas y una colación pequeña entre ellas.