Existen 290.543 estudiantes inscritos para rendir la Prueba de Selección Universitaria (PSU) el próximo lunes 28 y martes 29 de noviembre, instancia donde deberán volcar todos los conocimientos adquiridos en los años de la educación media, ya que es parte de un porcentaje importante para ingresar a la universidad junto con la Notas de Enseñanza Media (NEM) y el Ránking.

El tener que rendir la PSU para muchos jóvenes genera expectativas y ansias por comenzar una nueva etapa educacional, pero este nuevo paso viene acompañado con las presiones familiares, escolares y de amistad por el puntaje que se obtendrá en el examen, lo que permite ingresar a uno de los planteles de educación superior. 

Para la psicóloga de la Clínica Universidad de los Andes, Sandra Gelb, todas estas presiones pueden derivar en cuadros de estrés y angustia, por lo que es enfática en señalar que este ultimo período se debe tomar con tranquilidad. 

“La carga afectiva y emocional que le dan los jóvenes a la PSU es desproporcionada porque creen que se juegan el futuro de la vida y en realidad es una evaluación desmedida. A todo el estrés se le suma el cierre del período escolar, lo que ya es emocionante, y el comienzo de una nueva etapa”, manifiesta la psicóloga. 

Para poder enfrentar las emociones y presiones que se viven en esta etapa transitoria, la especialista da cinco consejos para llevar de mejor forma los últimos días: 

1. Vida sana: Hacer deporte, comer bien y dormir bien

2. Ser realista: Los adolescentes deben tener expectativas adecuadas al rendimiento y ajustarse a las capacidades y habilidades para que cuando tengan resultados sepan que hacer. 

3. Identificar fortalezas: Es bueno tener claro cuáles son las potencialidades en las diferentes materias y confiar en ellas. 

4. Tener varios planes: Además de contar con el plan ideal de lo que le gustaría estudiar y en el lugar específico, es recomendable contar con un plan A, B y C, e incluso ver otras universidades o institutos profesionales.

5. Compartir experiencias: Es bueno hablar del tema con familiares y amigos para que ellos cuenten como vivieron el proceso y ver si hay semejanzas con lo que les está pasando, donde el entorno puede ayudar a darle una real connotación a la PSU sin agrandar el tema más de lo adecuado.