Emma Stone llegó a la ceremonia de la MET Gala en Nueva York con un hermoso vestido de Lanvin; sin embargo, nunca pensó que a su carísimo atuendo se le desataría la costura.

La actriz de "El increíble Hombre Araña" no pudo evitar quedarse boquiabierta al sentir una brisa extraña en su espalda baja, y es que su vestido tenía un agujero por lo que no tuvo más remedio que usar un abrigo para tapar el vergonzoso incidente.