La joven actriz inglesa siempre se ha destacado por su clase y sentido de la moda, por lo que sorprende verla vistiendo un llamativo conjunto deportivo y luciendo varios tatuajes en su cuerpo.

La razón de este radical cambio de imagen, que la misma Emma se encargó de publicar en su cuenta de Twitter, responde a la caracterización que ha experimentado para el rodaje de su nueva película, 'The Bling Ring', en la que encarna a 'Nicki', una delincuente juvenil que se dedica a asaltar las casas de los famosos.

La artista quiere demostrar su versatilidad como actriz en la última cinta de Sofía Coppola, y dejar de lado por un tiempo la imagen cándida que cultivó en la saga de 'Harry Potter'. A diferencia de otras famosas que acostumbran a cambiar de apariencia constantemente, Emma se había mantenido fiel a un estilo clásico y sofisticado con el que conquistó a la crítica especializada, y que le valió millonarios contratos publicitarios con las firmas Lancome, People Tree y Burberry.

En el año 2010, la intérprete fue reconocida como la mujer británica mejor vestida, un galardón que no repetirá si decide incorporar estos modelos a su armario personal.