Aunque los "Crocs" en pasarela infartaron a más de uno, más de un objeto considerado de mal gusto ahora lo venden las grandes firmas de moda.