En Australia la naturaleza es salvaje, agreste y hay criaturas que los pueden aterrar incluso en su casa. Como esta arañita almorzando.