Una mujer demanda por 20 millones de dólares a una famosa cadena de comida rápida que no llenó hasta el tope su vaso de pollo frito.