Mientras que en muchas oficinas besar al jefe es algo inapropiado y hasta demandable, en esta oficina China es un "ritual" que indigna por su sexismo.