Los perros son más inteligentes de lo que creen: procesan el lenguaje como los humanos, y comprenden las palabras y su entonación.