Antes de Michelle Obama, la Primera Dama era lejana en su sofisticación. Pero ella modernizó todo a través de su indumentaria y sus acciones.