Anna conoció al amor de su vida y luchó contra la enfermedad que se la terminó llevando. El cáncer la privó de decir el ansiado "sí quiero".