Trabajar menos horas aumentarían la eficiencia y beneficiaría la salud de los trabajadores. Entonces, ¿por qué no están dispuestas las empresas a comprometerse a una semana más corta?