En Japón ocurrió un hecho insólito: una mujer causó un terrible incendio al soltar un gas en plena operación. También hubo secuelas para ella.