En estos días nada se respeta. Ni siquiera una tragedia. Y en Halloween, por ejemplo, venden disfraces sexis de Harambe el gorila.