Quienes buscan una nueva vivienda cada vez valoran más el entorno, las áreas verdes y parques naturales que les permitan tener una mejor calidad de vida junto a su familia.

Atentas a esta necesidad, las inmobiliarias han privilegiado de manera creciente espacios naturales en el diseño de sus proyectos, que fomenten la vida de barrio entre sus residentes. Porque además de la calidad de las viviendas, las áreas verdes son un factor de venta determinante.

En entornos más naturales la vida es más apacible, más relajada que en las grandes urbes, conjuntamente con el hecho de que la calidad de vida mejora considerablemente. Y es que en los últimos años, la tendencia de vivir en las ciudades o en áreas urbanas ha disminuido considerablemente, la búsqueda de un lugar tranquilo, pero al mismo tiempo conectado con el trabajo o el colegio, es la apuesta de muchas familias que buscan viviendas bajo un entorno más natural.

“Hoy existen varios lugares dentro de Santiago que pueden ser una gran alternativa para quienes buscan esas características. Santiago y sus alrededores tienen una gran conectividad vial, lo que hace mucho más interesante y atractivo alejarse un poco del centro. Generalmente lo que buscan estas personas es calidad de vida, seguridad familiar, recreación al aire libre, desconexión. Asoman como zonas atractivas Chicureo, Peñalolén, San Bernardo”, comenta Claudio Ruiz, gerente de RE/MAX Inversión Chicureo.

Otra de las grandes cosas que ofrecen los entornos más naturales a quienes buscan este tipo de viviendas “es el tamaño de los terrenos. Son mucho más grandes y brindan privacidad y exclusividad. En ese sentido es que el comercio ha ido en esta línea, ya que han encontrado un polo muy atractivo que requiere satisfacer sus necesidades y es así como bancos, clínicas, supermercados, colegios, malls, han llevado sus servicios a estos sectores”, detalla Ruiz.

Para Felipe Parra, subgerente del área de Estudios de Colliers International, “las ventajas de vivir en medio de la naturaleza tiene que ver con un modo de vida. En las grandes urbes los espacios son cada vez más reducidos y el valor por metro cuadrado más caro. Las personas que optan por trasladarse a vivir a lugares apartados, lejos de la ciudad, disfrutan de espacios más amplios, sin contaminación acústica ni medioambiental y precios más accesibles, lo que repercute en una mejor calidad de vida”.

Desde el punto de vista del espacio, al existir más terrenos disponibles para construcción es más accesible poder comprar un terreno y construir de acuerdo a las necesidades particulares.  

Ventajas
Uno de los beneficios es el aire puro que se respira al estar en medio de la naturaleza, mientras en las ciudades la contaminación acústica y el esmog son cualidades representativas de cualquier urbe, las personas que viven en un entorno natural tienen menos problemas respiratorios.

El tener una vida más relajada disminuye considerablemente nuestro nivel de estrés. Así como dormir sin sobresaltos, sin ruidos, en medio del silencio que otorga la naturaleza.

Una atractiva opción es el barrio residencial Cumbres del Peñón, proyecto que se ubica dentro de Hacienda El Peñón, desarrollo altamente consolidado de la comuna de Puente Alto. La iniciativa comprende el desarrollo de un total de 324 viviendas en varias etapas, que destacarán por su alto estándar constructivo y moderna urbanización subterránea.

“Cumbres del Peñón es parte del proceso de expansión que impulsa Inmobiliaria Manquehue, llegando a diversas comunas de la capital como Vitacura, Colina y Puente Alto, donde desarrolla a largo plazo barrios residenciales de alto estándar en construcción e incorporando una cantidad importante de áreas verdes, plazas y juegos infantiles para el mejoramiento de la calidad de vida de los residentes”, destaca Juan Enrique Nestler, gerente de Desarrollo de Inmobiliaria Manquehue.