El defensor alemám Antonio Rüdiger sufrió hoy una grave lesión en la rodilla en el primer entrenamiento del seleccionado de Joachim Löw en Francia y se perderá la Eurocopa.

El zaguero de la Roma, quien asomaba como posible reemplazo del lesionado Mats Humels para el debut del domingo ante Ucrania, cayó tras una disputa con Thomas Müller en un partido nueve contra nueve en el entrenamiento y se retiró inmediatamente de la práctica.

Poco después, la Federación Alemana confirmó las peores noticias: el defensor sufrió una rotura del ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha y quedó descartado para el torneo.

La ausencia de Rüdiger es una baja sensible para Löw, que afronta un un verdadero rompecabezas en la zaga. Ante la gravedad de la lesión, el entrenador podrá nominar ahora un reemplazante, aunque aún se desconoce quién podría ser.

Su baja se suma a las lesiones que sufrieron en la previa del torneo Ilkay Gündogan y Marco Reus, ambos del Borussia Dortmund.

La grave lesión del defensor ocurrió poco después de que Alemania arribara a Francia y en el primer entrenamiento que tuvieron en tierras galas. Tras la llegada, el equipo realizó por la tarde una práctica a puertas abiertas delante de unos 1.000 aficionados en el estadio Camille Fournier. Allí se produjo el infortunio de Rüdiger, quien se retiró cuando apenas se habían disputado 45 de práctica. Eso fue todo lo que duró el torneo para el joven defensor.

El equipo había volado había llegado horas antes a la sede de la Eurocopa tras un vuelo desde Frankfurt a Chambery, un trayecto de apenas una hora, y desde ahí en autobús a Evian-les-Bains. En esa pequeña ciudad a orillas del Lago Ginebra tendrá Alemania su cuartel general durante la Eurocopa, en la que está encuadrada en el Grupo C junto con Polonia, Ucrania e Irlanda del Norte.