Todos los estrategas que dirigen en la primera división de Inglaterra fueron jugadores profesionales. Todos a excepción del recientemente contratado Bob Bradley.