Quizás no fue el mismo peleador de UFC 100, pero sin dudas hizo lo necesario para vencer y obtener un triunfo. Brock Lesnar le ganó al veterano Mark Hunt por decisión unánime, y con los argumentos necesarios. Sus puños fueron demoledores, lo dominó en el piso con fuerza y lo derribó en varias ocasiones.

 
Desde la mitad del primer round, cuando se sintió más cómodo, comenzó a dominar a su rival de 42 años arrojándolo al piso al menos en dos ocasiones. Era el regreso de Lesnar y ya se sentía en casa.
El segundo quizás no fue muy activo, pero fue donde se pudo ver los mejores instantes de Hunt, acertando algunos golpes y esquivando los intentos de derribar de Lesnar.
Para el tercero, Lesnar esquivó a Hunt agachándose y logró derribarlo temprano, para dominarlo con golpes por el resto del round. Los jueces fueron claros: 29-27 para la victoria de Brock Lesnar.
 
"Me tomó un rato aclimatarme, pero estoy muy feliz de estar de regreso", dijo el vencedor tras la pelea.
 
La pelea principal
 
Pero el centro de la jornada del sábado fue una pela entre dos mujeres: Miesha Tate y Amanda Nunez. Sin dudas Tate tenía el favoritismo, pero la brasileña no tenía nada que perder en este match, y por eso sacó lo mejor que tenía en su repertorio.
 
Nunez salió con todo acertándole una patada a Tate, y luego repartiéndole golpes de puño al rostro. Luego, en el piso, logró amarrarla en una sumisión de asfixia, a lo que Tate no le quedó más remedio que golpear con su mano en señal de que se rendía.
 
"Ella es muy rápida y muy peligrosa y me derrotó justamente. Me descuidé y me hizo pagar por ello", dijo Tate tras la derrota.