La actuación del expeleador de la WWE no duró ni un solo minuto al perder por vía de la sumisión contra Mickey Gall. Sin embargo, Punk no se arrepiente de haber entrado en este deporte.