Chile llegó a la Copa América Centenario como uno de los grandes favoritos al título. Luego de ganar el torneo de selecciones de 2015, donde fueron los organizadores, la escuadra chilena tenía toda la ilusión de llegar a Estados Unidos para revalidar su corona y conseguir el conmemorativo campeonato.

Sin embargo, en el camino hubo más de un cambio en la Roja y sufrieron la renuncia de Jorge Sampaoli, quien abandonó su cargo tras todos los problemas que se generaron por la implicancia de Sergio Jadue, ex presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile, y en su reemplazo asumió Juan Antonio Pizzi.

Bajo el mandato del nuevo técnico, la selección no ha podido repetir el nivel que venía mostrando y a falta de la tercera fecha, la clasificación a cuartos de final no está asegurada. Luego de caer en la apertura del Grupo D ante Argentina y ganar con mucho trabajo a Bolivia, ahora la selección chilena tendrá que sacar un empate y una victoria ante Panamá para asegurar su cupo en la siguiente ronda.

Pero los dirigidos de Hernán Darío Gómez no le pondrán la labor nada de fácil a Chile y esperan concretar la gran sorpresa de la Copa América Centenario. Luego de ganar a Bolivia en la primera fecha y ser goleados por Argentina en la segunda jornada, los dirigidos de Bolillo llegan al Lincoln Financial Field con la obligación de ganar para avanzar, ya que tienen peor diferencia de gol que la Roja.

El cierre del Grupo D promete un partido electrizante y que será de vida o muerte para ambas selecciones.