El futbolista del Real Madrid tiene una adicción por los automóviles de lujo. Pero en su última foto junto a un Lamborghini hizo una graciosa pose que no pasó desapercibida.