El lusitano supera las tres décadas, su rendimiento ha bajado, algunos hinchas no le perdonan ser egoísta y el vestidor blanco tiene fricciones.