La Eurocopa 2016 tuvo grandes sorpresas y también decepciones. Mientras Gales, que se estrenaba en el torneo, Hungría y Croacia se llevaron los aplausos por ganar sus grupos, Inglaterra y España no pudieron ratificar sus carteles de favoritos y terminaron segundos en su zona. 

Por eso, al ver el cuadro de los octavos de final, parece haber quedado disparejo en una mitad y muy peleado en el otro, pero lo cierto es que no fue por el sistema de torneo, que aumentó las selecciones de 16 a 24, sino que por el bajo nivel que mostraron algunos de los favoritos en la fase de grupos. 

Es así como los cinco campeones del mundo que tiene Europa (Alemania, Francia, España, Italia e Inglaterra) quedaron en la misma mitad del cuadro de la fase de los dieciséis mejores y se matarán antes de la final, mientras que por el otro lado hay equipos más débiles, como, por ejemplo, los debutantes Irlanda del Norte o Polonia y Hungría. 

El lado de muerte de los octavos de final tendrá duros cruces y la final del 2012 entre Italia y España se reeditará en esta fase, donde el ganador tendrá que enfrentar al vencedor de la llave entre Alemania y Eslovaquia, en la que los bávaros llegan con el favoritismo. 

En tanto, Francia, que quiere aprovechar su localía para clasificar a cuartos de final, enfrentará a Irlanda y en caso de ganar, deberá jugar ante el vencedor de Inglaterra e Islandia. 

El cuadro de la muerte traerá emociones y seguramente irá mejorando a medida que avancen de fase.