Isaiah Tomas, DeMarcus Cousins o Martina Navratilova, son algunos de los deportistas norteamericanos que se lanzaron contra el electo candidato. Sin embargo, el sentimiento es mundial.