Sam Allardyce fue captado en una red de corrupción de fichajes en la Premier League.