El gol es el éxtasis más grande que puede vivir un futbolista durante un partido y más aún si ese gol viene en una final. Esa fue la sensación que vivió Yannick Ferreira Carrasco en la final de la Champions League, quien vino desde la banca para ser la esperanza de Atlético de Madrid ante Real Madrid al anotar el empate y mandar el partido a la definición en el alargue. 

Cuando se jugaban 78 minutos, el belga recibió un centro de Juanfran desde la derecha y la pinchó en la boca del arco para igualar el encuentro ante los “merengues” y mantener la esperanza de los hinchas “colchoneros” de conseguir la primera “Orejona”. 

Yannick Carrasco sintió ese éxtasis de marcar en la final de la Champions League y lo quiso compartir con su novia. Antes de querer festejar con sus compañeros, el jugador de Atlético de Madrid corrió hasta donde estaba su novia, la también belga y Miss Bélgica 2013, Noémie Happart, para besarla y expresarle la emoción del tanto que había convertido. 

Un gesto que se tomó las redes sociales y enterneció una tensa definición por la Orejona.