Los alemanes aprovecharon los dos traspiés seguidos de los merengues ante equipos que visten de amarillo para lanzarles una broma