Mike Evans se mantuvo sentado durante la entonación de la canción nacional en la previa del partido entre Tampa Bay Buccaneers y Chicago Bears.