Fue conocida como "La diva original". A mediados de los 90, Tammy Sytch era protagonista de la WWE. Tanto, que conducía junto al dueño de la empresa, Vince McMahon, el programa de los lunes: "Raw". ¿Su nombre para subir al ring? Sunny

Pero no todo es eterno. Y tras abandonar la WWE, comenzó un largo calvario para la diva. Tanto, que en los últimos años ha sido detenida en siete ocasiones por conducir en estado de ebriedad. El dinero tampoco sobraba, por eso estuvo tentada de vender su anillo que la reconoce como integrante del Salón de la Fama de la empresa de lucha libre.

Por eso, cuando se acercó a su puerta la productora de cine para adultos Vivid, Sunny escuchó la oferta. "Me ofrecieron 100 mil dólares, pero valgo más que eso", dijo en su momento la exdiva. Pero en lps últimos días salió humo blanco de la negociación. La exluchadora reconoció al portal TMZ que llegó a un acuerdo por una cifra "mucho más alta".

De acuerdo al sitio "Wrestling INC", el filme tendrái como título "Sunny Side Up: In Through the Backdoor".