El delantero de Inglaterra se coló en un matrimonio y se le pasó la mano con el alcohol. "No podía hilar una oración", dijeron fuentes al interior de la fiesta.