Tuvieron que pasar 12 años para que el legendario luchador volviera a los cuadriláteros de la máxima empresa del entretenimiento deportivo.