Un abuelo de 73 años, enfermo de cáncer, tenía como último deseo conocer a los jugadores del club y lo cumplió antes de fallecer.