Lionel Messi es una de las máximas figuras del fútbol mundial y muchos sueñan con tener una fotografía con él o un autógrafo. Sin embargo, la presencia de Messi con la selección argentina de fútbol pasa casi inadvertida en Estados Unidos y sólo algunos transeúntes curiosos y unos pocos fanáticos se congregaron frente al lujoso hotel Park Hyatt de Chicago, lugar de concentración de los trasandinos, a la espera de los jugadores. 

En esa situación se encontraba una fanática mexicana con su familia, quien tenía como sueño abrazar a Lionel Messi y conseguir un autógrafo. Sin embargo, mientras forcejeaba con la polícia para conseguir su objetivo, terminó rasguñando al crack argentino. 

"Sólo quería un autógrafo de Messi para mi hijo Karlo", declaró Nora Briceñoa dpa, de 40 años y residente hace 18 en Estados Unidos, luego del incidente en el ingreso lateral del hotel, donde se había armado un pasillo para que los jugadores hablaran en una improvisada conferencia de prensa en la acera. 

El delantero del Barcelona y capitán albiceleste pasó un mal momento en medio del forcejeo con la mujer y la policía, y se recluyó de inmediato en el lujoso hotel. "Somos fanáticos de Messi, donde esté, en el Barcelona o la selección argentina. Ver a Messi es muy difíci y si no arriesgas algo para verlo, no consigues nada. Era una oportunidad en un millón poder acercarme y conseguir la firma", argumentó Briceño, entre lágrimas. 

"No quería lastimarlo, me siento muy mal de haberlo rasguñado porque lo había tomado del brazo cuando el policía me jaló", relató y concluyó: "Messi discúlpame, sólo quería tu autógrafo para mi hijo. Discúlpame si te lastimé, no quise que pasara eso".