Hace tres meses Kobe Bryant dejó las canchas de baloncesto, después de estar ligado a Los Angeles Lakers por dos décadas.

La “Mamba Negra” abandonó al combinado angelino, luego de ganar cinco trofeos Larry O'Bryan, ser un histórico del quinteto y uno de los mejores jugadores que han jugado en la NBA.

Ahora, luego de aquel partido de despedida de ensueño ante Utah Jazz, en el que Bryant dijo adiós con una extraordinaria actuación de 60 puntos, algo que nadie había hecho en un juego de despedida ni en la temporada, se dio tiempo para escribir una carta a su “yo” novato que firmó con los Lakers en 1996.

En la misiva publicada en el portal “The Players Tribune”, Kobe aconseja al chico de 17 años que llegó al quinteto de Los Angeles hace 20 años.

“Mamba Negra” asegura que no debe resolver la vida de sus familiares. “Es mejor invertir. Dije invertir no saldar sus deudas. De esta forma, tendrán un crecimiento personal que agradecerán a largo plazo, aunque en un principio no lo entiendan”, se lee en las líneas del legendario basquetbolista.

Le dio muchos consejos sobre cómo usar la fama y el dinero

Le dio muchos consejos sobre cómo usar la fama y el dinero

Getty Images

Foto:

Esta es la carta completa:

“Querido yo de 17 años. Cuando mañana tu sueño en los Lakers se haga realidad, necesitas descubrir una forma de invertir en tu familia y amigos. Suena simple y quizás pienses que es obvio, pero te llevará tiempo entenderlo. Dije invertir. No dije dar. Deja que me explique.

Dar cosas materiales a familia y amigos quizás parezca correcto. Les quieres y siempre estuvieron ahí mientras crecías, así que está bien que ellos compartan tu éxito y todo lo que viene de él. Así que les compras un coche, casa, pagas sus facturas. Quieres que tengan una bonita y cómoda vida, ¿verdad? Pero llegará el día en el que te des cuenta de que por mucho que creas que estabas haciendo lo correcto, en realidad les estás sosteniendo.

Entenderás que cuidabas así de ellos porque eso te hacía feliz a ti, sin ningún otro cuidado y eso fue extremadamente egoísta. Mientras tú te sentías satisfecho contigo mismo, lentamente devorabas sus sueños y ambiciones. Estabas añadiendo cosas materiales a sus vidas pero al mismo tiempo te llevabas lo más valioso de todo: independencia y crecimiento. Entiende que te vas a convertir en el líder de la familia y eso conlleva también tomar decisiones difíciles, incluso si tu familia y amigos no las entienden en ese momento.

Invierte en su futuro, no se lo des. Usa tu éxito, tu riqueza e influencia para ponerles en la mejor situación posible para lograr sus propios sueños y que encuentren sus verdaderos propósitos.

Te estoy escribiendo ahora para que comiences el proceso inmediatamente y así no tengas que lidiar con el dolor y los problemas generados de hacerlos dependientes de lo que tú diste. Esa adicción sólo conduce a la ira, el resentimiento y los celos de todos los involucrados, incluyéndote a ti mismo. A medida que el tiempo pase, verás cómo ellos crecen de forma independiente y tienen sus propias ambiciones en sus propias vidas. Y como resultado tu relación con ellos será mucho mejor.

El consejo más importante que puedo darte es que te asegures de que tus padres sigan siendo tus padres y no tus managers. Antes de firmar ese primer contrato, descubre cuál es la cantidad adecuada para tus padres, una que les permita vivir bien mientras desarrollan sus negocios y sientan las bases para el éxito a largo plazo.

Créeme, definir las cosas desde el principio evitará muchísimas lágrimas y penas, algunas de las cuales permanecen hasta este día. Con mucho amor, Kobe”.