El técnico español les cortó el internet en el estadio y los jugadores no pueden acceder a sus móviles, ya que tampoco tienen acceso al 3G en el estadio.