El exluchador tuvo un triste debut en el octágono, que duró apenas dos minutos.