Mourinho ya había querido comprar al mediocampista en los Blues, pero no se pudo concretar. El técnico cumplió su sueño con Manchester United.