No solo son hermosas, además tienen voz y voto en las decisiones de los clubes que dirigen.