Corría el minuto 15 del encuentro entre Villarreal y Barcelona, válido por la jornada 30 de la Liga española, cuando Lionel Messi intentó un tiro fuera del área ante el marco defendido por Segio Asenjo.

El disparo salió desviado, para fortuna del Villareal, pero para mala suerte de una aficionada que estaba detrás de la portería de Asenjo. La mujer intentó detener el balonazo de Messí, pero la pelota iba con tanta violencia que el impacto le fracturó la muñeca.

La mujer mostró inmediatamente dolor y aunque intentó mantenerse en su asiento y ver el resto del partido, los servicios médicos la retiraron del recinto para brindarle atención.

¿Y Messi? El futbolista del Barça, ni los otros 21 protagonistas, se enteraron del hecho.