El delantero brasileño acostumbra a presumir la tinta que lleva en la piel en las redes sociales. No es el único jugador de fútbol que ama los tatuajes.