Si hay una adicción que tienen la mayor parte de los futbolistas es su gusto por los autos lujosos.