Desde que llegó Diego Simeone a la banca, los Colchoneros han llegado a dos finales del máximo torneo de clubes de Europa y sólo han perdido dos partidos de fase de grupos en las tres temporadas que han jugado.