El 10 del Barcelona fue insultado por jugadores del equipo inglés, provocando una airada reacción de la Pulga quien fue hasta camarines a encararlos.