El técnico fue cuestionado por los tres partidos perdidos de forma consecutiva, pero no tuvo problemas para responderle a sus críticos.